28 septiembre, 2007

El gusto del oído

Quizá sea el oído el sentido más ajeno a la gastronomía, pero sólo en apariencia. Así como al enfrentarse a una pintura el observador está influido por la temperatura de la galería, por los sonidos que concentran o dispersan la atención, por el perfume del guía y la calidad de la copa de inauguración, del mismo modo se juzga un bocado según todo lo que lo rodea. Y los estímulos del oído son constantes, invasivos y plenos de sugerencias.
El tenedor que tintinea sobre un plato de peltre es una tierna evocación de hogar, el suave batir de una tortilla o el milagro festivo de unas claras montadas. El crepitar de un asado o la franca explosión de unos pimientos en el horno bastan para punzar el apetito. El trueno descarado o sordo de un tapón y el susurro de la espuma inauguran una fiesta. El cristalino brindis la renueva. Incluso el piz­zicatto de una sartén ha dado nombre a una receta: "pil-pil". Y un bodeguero austríaco ha compuesto una sinfonía con los sonidos de fermentación de sus vinos.
El oído llega a ser juez de primera ins­tancia a la hora de considerar la calidad. Hay parámetros objetivos para puntuar las crujientes galletas o la tersura de un bocado de manzana, o descubrir, al roce de la copa, quiebras del vino, por no hablar de la imprescindible “escucha" a la hora de seleccionar un puro bien con­servado.
Los siglos nos legaron músicas de mesa y, a la vez, la eterna discusión sobre su conveniencia, Pero la música siempre estuvo ahí, acompañando las faenas del campo, los banquetes y las sobremesas.


Fuente
Editorial de la Revista Archigula el 7 de Enero del año AÑO 20000

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué buen blog. Ha sido una sorpresa dar con él, felicitaciones desde México. Soy una estudiante de chef (además sinestésica y me ha encantado esto del sonido de las comidas) y no veo aquí más que pasión, lo que me anima a seguir adelante.
Con admiración,

EO

Apicius dijo...

Hola EO:
Gracias por leerme y por sus palabras.
Saludos

Paula dijo...

Apicius: Que bueno sentir este placer en la cocina, que bueno saber que se puede compartir, esta lectura me puso la piel de gallina (un termino argentino)recien termino de preparar una tarta de puerros y de pronto me encuentro con su blog que mas puedo pedir.
Muchas Felicidades.
Saludos Paula.

Paula dijo...

Apicius: Que bueno sentir este placer en la cocina, que bueno saber que se puede compartir , esta nota me puso la piel de gallina,( es un termino argentino)recien termino de cocinar una tarta de puerros y de pronto me encuentro con su blog, que mas puedo pedir.
Un gusto conocerlo.
Saludos Paula.

Apicius dijo...

Hola Paula:
Aquí en España también se utiliza el termino "Carne de gallina".
Gracias por sus palabras y sobre todo por leerme.
Saludos